Banner
Partida de Nacimiento

El registro de nacimiento de un niño, hijo de padre o madre portugués, nacido, en España, se realiza mediante una inscripción consular, efectuada en el Consulado o Sección Consular del área de residencia de los progenitores. Para dicha inscripción es necesario:

  • La presencia obligatoria de los progenitores, debidamente identificados, con su respectivo documento nacional de identidad o “cartão do cidadão” en vigor;
  • Si los padres se hubiesen casado en el extranjero y el matrimonio no consta aún en el ordenamiento jurídico portugués, se procederá, en primer lugar, a la trascripción de ese matrimonio y, posteriormente a la inscripción de nacimiento del niño/a;
  • Si el progenitor/es no están inscritos en el Consulado/sección consular, deberán traer una fotografía actualizada, para la inscripción consular (obligatoria para la práctica de cualquier acto consular).
  • Deberán traer un Certificado  Literal de Nacimientodel hijo (que se obtiene en el Registro Civil  español donde se inscribió).

Para la inscripción de nacimiento de niños a partir de los 14 anos de edad, es necesario:

  • La presencia obligatoria de los padres, debidamente identificados
  • La presencia del menor
  • 1 foto del menor
  • Certificado Literal de Nacimiento del menor, traducida al portugués y legalizada con Apostilla
  • Presentar un documento de identidad, tal como el DNI español o cualquier otro documento. Si no posee ningún documento, deberá venir  acompañado de dos testigos, debidamente identificados.

Sobre el registro de nombre y apellidos:

En el Instituto dos Registos e Notariado de Portugal se admiten nombres propios extranjeros, bajo la forma extranjera, si el registrado es extranjero, si ha nacido en el extranjero, si tiene otra  nacionalidad además de la portuguesa, si algunos de sus padres es extranjero o si alguno de sus padres tiene otra nacionalidad además de la portuguesa.

Simultáneamente, el orden de los apellidos en el nombre del niño puede ser libremente escogido por los padres. Así, respetando el número máximo de 4 vocablos, existe plena libertad en la elección del orden de los apellidos, pertenezcan a ambas líneas, materna y paterna, o solo a una de ellas.

Sin embargo, llamamos la atención de aquellos portugueses que residen en España, donde el registro de nombres y apellidos se realiza de otra forma. La legislación española establece que el orden de los apellidos de los hijos de los nacionales españoles es, primero el paterno (el primer apellido del padre) y segundo el materno (el primer apellido de la madre).

El problema que se plantea con el registro de apellidos de los ciudadanos portugueses  en España ha venido sufriendo algunas alteraciones de carácter positivo, sobretodo a raíz de los contactos directos establecidos con la Dirección Generalde Registos y Notariado (Ministerio de Justicia), que se ha mostrado dispuesta a resolver  aquellas diferencias que surjan en el registro de ciudadanos portugueses, hijos de padres portugueses o de matrimonios mixtos (en el que uno de los progenitores tenga la nacionalidad portuguesa).

El problema está resuelto en lo que concierne al registro de hijos de padres portugueses, al aplicarse el art.9.1 del Código Civil español que remite a la ley personal, es decir, a la aplicación de la ley del país de origen de los progenitores, permitiendo a los padres registrar a su hijo con el orden de los apellidos elegido.

En las otras dos situaciones – padre o madre con nacionalidad española – existe también una solución, que pasa por la referencia al Acuerdo Grunkin-Paul (TJCE), de 14 de octubre de 2008, recientemente transpuesto al orden jurídico español a través de su publicación en el BOE, el 10 de marzo de 2010, de la instrucción 3995, de 24 de febrero de 2010. Según hemos podido averiguar, el registro de apellidos podría  todavía  haberse hecho de forma equivocada (colocando el apellido materno al recién nacido) pero si esto ocurre, tiene un plazo para abrir un expediente ante la Dirección General de Registros y Notariado (Ministerio de Justicia) solicitando el cambio del orden de apellidos en aplicación de la instrucción mencionada, así como, de la instrucción 12948, de 23 de mayo de 2007. Podrá, incluso en caso de demora de una respuesta, por parte de las autoridades españolas, recurrir esta situación ante el centro SOLVIT de la Unión Europea en España.

Si, por algún otro motivo, los progenitores pretenden mantener a sus hijos con nombres distintos, es decir, con un registro de apellidos según la ley española, en España, y un registro efectuado en el consulado portugués según el orden portugués, podrán solicitar una anotación marginal en el asiento de nacimiento español mencionando que el ciudadano registrado posee también la nacionalidad portuguesa y que su nombre, en Portugal, tiene un orden de apellidos diferente.